Entrevista a Isabel Ares – Ler Librerías 
Directora General

De una pequeña librería en un pueblo de 5.000 habitantes, a consolidarse como una franquicia de proyección estatal y premiada repetidamente por su carácter pionero en toda Europa. Ésta es, en pocas líneas, la evolución de Ler Librerías, una de las primeras franquicias europeas de este sector. 
Pese a haber iniciado la expansión hace pocos años, la red se compone ya de siete centros (cinco en Galicia, uno en Andalucía y otro en Andorra). En esta entrevista, Isabel Ares nos cuenta su historia como directora general de este proyecto y, sobre todo, nos da las claves para que un emprendedor o emprendedora aficionado a la lectura pueda iniciar una carrera empresarial exitosa.
1. Es aún poco habitual en el mundo de los negocios encontrar mujeres que desarrollen desde jóvenes una carrera empresarial. ¿Cómo y por qué decidió emprender esta aventura?
Desde muy joven, he tenido una inquietud cultural muy marcada. Abrí lo que por entonces era la librería San Cristovo cuando sólo tenía 16 años y, desde muy joven también, fui miembro de las directivas de la Agrupación de Libreros de Santiago de Compostela y de la Federación de Libreros de Galicia. Por eso, quise abrir una librería en mi localidad, Santa Comba, para crear allí un punto de encuentro cultural y un lugar donde primase la información, la rapidez de entrega, la amabilidad y el buen servicio.
2. ¿Qué dificultades se encontraron al principio de la actividad?
Todo emprendedor o emprendedora que inicia un proyecto se encuentra, por desgracia, con bastantes dificultades para llevarlo adelante. En mi caso particular, las circunstancias en que empecé no eran las más adecuadas para conseguir fácilmente el éxito. Abrí la librería a principios de los años 80, cuando los índices de lectura estaban prácticamente por los suelos. A esto hay que añadir la ubicación de mi librería: abrí un negocio de sólo 30 metros cuadrados en una población rural de tan sólo 5.000 habitantes. Muy pocos habrían apostado por el éxito de Ler Librerías si se fiasen sólo de estos condicionantes. Personalmente, creo que Ler Librerías ocupa la posición actual (está considerada como una de las diez mejores librerías de toda España) por la gran ilusión con que empezamos y desarrollamos este negocio y por las innovadoras estrategias comerciales que aplicamos y que se basaban en la organización de eventos de promoción y de difusión del gusto por la lectura.
3. Habla de innovación cuando se refiere a su empresa. ¿Cómo ha renovado el concepto tradicional de una librería?
Es cierto, la idea de negocio de Ler Librerías siempre se ha caracterizado por la continua innovación. Hay que tener en cuenta que, cuando abrimos, la gente no sabía ni lo que era una librería y, además, teníamos una competencia muy fuerte en otro negocio similar que abrió al mismo tiempo y que contaba con más experiencia y mejor ubicación. Tuve que activar mi imaginación para que la clientela confiase en nosotros y se acercase sin miedo. Al inicio de la actividad, decidí colocar un apartado con golosinas para atraer a los niños y contar con un amplio abanico de papelería (para competir con un supermercado próximo que también trabajaba este sector). En Navidades, decidimos ofertar juguetes en los escaparates y, una vez entraba, convencíamos al cliente para que se llevase el juguete y un libro (garantizándole que, si no le gustaba, se lo recogíamos y le devolvíamos el dinero). Poco a poco, los padres tomaron conciencia de la importancia del libro y conseguimos situarlo como artículo principal de nuestras ventas.
Actualmente, organizamos sesiones de cuenta-cuentos en la librería, en los colegios y en las bibliotecas municipales y, además, pretendemos organizar campañas de animación a la lectura en centros de la tercera edad. Todo esto se complementa con la oferta de nuestra librería: tenemos libros de texto, literatura general, nos especializamos en libros infantiles y juveniles, disponemos de un amplio apartado de informática, cocina y jardinería; ofrecemos material escolar, un amplio catálogo en papelería, música, vídeos, dvd´s, material didáctico, material de oficina, prensa diaria y revistas… Con la reforma de la librería, esperamos incluir una zona amplia de biblioteca donde los clientes puedan leer libros sin pagar o consultar las enciclopedias que vamos a poner a su disposición. Abriremos también una sala de informática para consultar internet y una zona dedicada en exclusiva a los más pequeños, para que puedan leer o pintar.
4. Abrió la librería en 1984 y empezó a franquiciar en 2003. ¿Por qué? 
La franquicia es una fórmula comercial que ofrece grandes posibilidades a quienes quieren ver crecer su negocio. Mi gran ilusión es extender la red de Ler Librerías y, gracias a la franquicia, puedo hacerlo de manera relativamente rápida y con un importante ahorro de costes. Además, el franquiciado es propietario de su negocio y por ello va a dedicarle mucho más esfuerzo y dedicación que una persona asalariada que, normalmente, estará menos motivada para que la librería salga adelante.
Desde que abrí la primera librería, en 1984, me dediqué a seguir de cerca la evolución de la que fue una de las primeras librerías en franquicia de toda Europa y que estaba situada en Alemania. En ese tiempo, además, asistí a cursos, seminarios y a todo tipo de actividad relacionada con el sector librero y con lo que tuviese que ver con la franquicia. Asistí, además, a la Escuela de Librerías de Madrid y a la Escuela de Organización Industrial (EOI) de Madrid, en la que presenté mi proyecto de librería en franquicia. Gracias a esta idea, gané el Premio Nacional otorgado por la EOI y me decidí a franquiciar. Acudí al SIF & Co. del año 2003 y a FranquiAtlántico 2004, evento en el que Ler Librerías fue desginada como “Mejor Proyecto Empresarial Gallego”. A partir de ahí, iniciamos la expansión como franquicia.
5. ¿Qué situación atraviesa el sector de las librerías y cómo evolucionará a medio plazo?
Las mayores expectativas de crecimiento de las ventas de libros por canales de comercialización en el mercado interior se concentran en Internet, librerías y cadenas de librerías y grandes superficies. Creo firmemente que la organización en red o en cadena de las librerías mejora las expectativas de crecimiento, tal como vemos en las grandes superficies especializadas en ocio, las librerías pertenecientes a cadenas y (aunque en menor grado) los grandes almacenes.
Para ser competitiva, una librería necesita que sus trabajadores sean profesionales y presenten un nivel de formación adecuado para poder atender con calidad a la clientela. En este sentido, las librerías presentan el valor añadido del trato directo, personal y profesional al cliente (actuamos como asesores de lectura de nuestros clientes). Además, respecto de otros comercios de venta de libros, las librerías ofrecen mejor imagen y capacidad de innovación y modernización. La introducción de las tecnologías de la información y la comunicación contribuye a mejorar la competitividad de las librerías actuales, una cuestión que Ler Librerías consigue trasladar a su cadena.
Ler Librerías conoce estas dificultades de implantación en grandes ciudades, además de costes elevados, grandes alquileres, etc…) pero también conoce las ventajas de implantarse en mercados más pequeños y manejables, donde la competencia y las inversiones son menores. Además Ler es consciente de que el suyo es un mercado con mucho futuro: Ler se establece en nichos de mercado a los que las grandes cadenas y librerías no acceden, pero donde la población y el mercado está en constante crecimiento.

Los comentarios están cerrados.