Para el análisis de la viabilidad del plan financiero, quiero centrarme en las siguientes herramientas básicas:

Cuenta de Pérdidas y Ganancias
Flujo de Caja de Explotación
Estado de Origen y Aplicación de Fondos (esquema de tesorería)
Balance de Situación
Análisis mediante Ratios
Análisis de la Inversión y Rentabilidad del Proyecto

Es importante que tengas claro una serie de premisas para empezar: ¿de qué forma vas a definir la estructura económico-financiera? De esta forma podrás definir las necesidades de financiación. Además deberás estudiar cómo vas a cubrir esas necesidades, ¿recursos propios? ¿Recursos ajenos? Y estos últimos, ¿cómo los conseguirás? Inversores, financiación bancaria,…
Para empezar, hagamos un análisis del escenario de ventas a futuro. Hacer un proyección de ventas sobre un teórico escenario, es el primer paso para fracasar en tu proyecto. Debes comprender por qué esto no es correcto. Tu idea la has testado, la has puesto en conocimiento de tus potenciales clientes, has estudiado el mercado y has generado demanda. Y te digo todo esto porque “seguro que previamente hiciste tu proceso de desarrollo de cliente” y “validaste tu idea”, y conseguiste que el mercado pagase por tu producto, ¿cuánto? El precio de venta. Cómo bien te he insistido, has interactuado con el cliente, has podido definir cuánto y cuándo podrías empezar a vender, de qué forma está estructurada su estacionalidad de ventas,…

Conclusión: vas a construir con estas premisas una proyección de ventas más fiable. Pero ¡ojo, importante! Hemos hablado de ventas, pero ten en cuenta cuándo cobras esas ventas, ¿al instante? perfecto, pero si vendes a crédito, es decir, si cobras a plazo, debes tener en cuenta este «periodo medio de cobro», para evitar problemas de liquidez, por lo que debes definir muy bien cómo financiarlo.

Siguiente paso: con lo anterior ya tienes definida una previsión de ventas, pero también has estudiado que tiene un coste, coste de producirlo, coste de realizar el servicio o coste de venta al fin y al cabo.

Con los conceptos «ventas» y «coste de ventas», restándolos, obtenemos el Margen Bruto del Producto.

P – Cd = Margen Bruto

Por otro lado , has estudiado tu coste de estructura: alquiler de oficina o local, gastos de profesionales, transporte, seguros, gastos comerciales y publicidad, suministros, gastos financieros, recursos humanos, amortizaciones,…Y te digo has estudiado, porque tendrás definido unos planes de inversión, ya sea en fijos como «maquinaria, equipos informático, software,…que contemple valor de la inversión, coste de amortización y el valor neto» o planes de inversión en circulante, como publicidad y marketing para el producto, plan de recursos humanos,…

Estos planes de inversión deberás financiarlos, bien con caja generada por la actividad, recursos aportados por socios o con recursos ajenos (bancos), y estos últimos te generarán unos costes financieros que deberás contemplar, pagos por intereses, pagos por devolución de financiación,…Todos estos planes deberás tenerlos en cuenta de cara a tu plan de pagos, y por ende a tu estado de liquidez o estado de tesorería, además de ese “periodo medio de cobro” que antes te comenté.

Con todo lo anterior, construiremos la cuenta de Pérdidas y Ganancias, que no es más que el resumen de los resultados del periodo como consecuencia de enfrentar los ingresos y los gastos, siendo positivo, si los ingresos son mayores a los gastos y negativo si los gastos son mayores a los ingresos.

+ Ingresos por venta

– Compra de mercancía o coste de ventas

– Gastos generales (alquiler, profesionales, comunicaciones, personal,…

– Gastos por amortizaciones (calculado a partir de tu plan de inversión)

– Provisiones

Beneficio Económico: generado por la propia actividad empresarial

– Gastos financieros (calculado a partir del plan de financiación)

Beneficio Neto: generado después de gastos financieros

– Gasto por Impuesto de Sociedades

Resultado Líquido o «Resultado»: resultado definitivo del periodo.

La siguiente herramienta que te quiero explicar es el “Cash-Flow de explotación” o “Flujo de Caja de explotación”. Esto no es más que la caja generada por la actividad, descontando el “Gasto por amortizaciones», que son partidas contables de gasto correspondientes a la depreciación sufrida por los bienes de la empresa por su uso, y las «Provisiones». Ambos conceptos son correcciones contables y no suponen entradas o salidas de tesorería.

Flujo de Caja Explotación= Beneficio Final + Amortizaciones + Provisiones

El Flujo de Caja nos va a permitir medir la salud financiera de la empresa, y con ella, la capacidad de atender nuestros compromisos de pagos.

Debemos detallar:

Flujo de Caja Operativo, que es el que proviene de la actividad ordinaria de la empresa.

Flujo de Caja de Inversiones, proveniente de las operaciones de inversión y desinversión.

Flujo de Caja de Financiación; que es el que detalla el plan de financiación.

Pero el Cash Flow es criticable ya que se basa en el principio contable de devengo, es decir, de información de la cuenta de Pérdidas y Ganancias, y sin reflejo de las liquidaciones fiscales, sin ajustarse a la realidad financiera de la empresa, a la realidad temporal de cobros y pagos. No podemos comparar beneficios contables con generación de tesorería. Ejemplo: el hecho de que facture y por tanto contemple beneficios, no significa que cobre esas facturas. A lo mejor cobro al instante, o a lo mejor cobro en 60 días, y este periodo, como antes te comenté, debes definirlo bien, ya que tendrás que financiarlo, para hacer frente a proveedores, sueldos, impuestos,…

A modo de conclusión, e insisto en ello, debes analizar la fortaleza financiera de tu negocio partiendo del Flujo de Caja generado, pero apoyándolo con un análisis dinámico y contemplando los tiempos de ese flujo de caja, convirtiéndolo en un estado de cobros y pagos, elaborando tu Estado de Origen y Aplicación de Fondos.

Sergio Utrero @sergioutrero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *